Nutrición y Salud

Beber más de 1 bebida al día se relaciona con presión arterial alta en personas con diabetes tipo 2

Beber 8 o más bebidas alcohólicas a la semana puede aumentar la hipertensión (hipertensión) en adultos con diabetes tipo 2, según un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte.

Este es el primer gran estudio que investiga específicamente la asociación entre el consumo de alcohol y la presión arterial alta en adultos con diabetes tipo 2. Estudios anteriores han demostrado que el consumo excesivo de alcohol está asociado con la presión arterial alta, sin embargo, la relación entre el consumo moderado de alcohol y la presión arterial alta no está clara.

Acerca de la investigación

Los investigadores examinaron la relación entre el consumo de alcohol y la presión arterial en más de 10 000 adultos con diabetes tipo 2 (edad promedio 63 años, 61 % hombres). Todos fueron participantes en el ensayo Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes (ACCORD), uno de los ensayos a largo plazo más grandes para comparar diferentes tratamientos para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en adultos con diabetes tipo 2. De 2001 a 2005 a los 77 años realizó centros en los Estados Unidos y Canadá.

Todos los participantes tenían un promedio de 10 años de diabetes tipo 2 antes de inscribirse en el estudio.

Tenían un mayor riesgo de eventos cardiovasculares más allá de los 10 años con diabetes tipo 2 porque tenían una enfermedad cardiovascular preexistente, evidencia de una enfermedad cardiovascular subyacente o al menos dos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular adicionales (como presión arterial alta, colesterol alto, tabaquismo , u obesidad).

En este estudio, el consumo de alcohol se clasificó como nada, ligero (1 a 7 tragos por semana), moderado (8 a 14 tragos por semana) y pesado (15 o más tragos por semana). Una bebida alcohólica equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1,5 onzas de licor. Cada participante autoinformó el número de consumos de alcohol por semana a través de un cuestionario cuando participaron en el estudio.

Presión arterial como normal (menos de 120/80 mmHg), elevada (120-129/<80 mmHg), hipertensión en etapa 1 (130-139/80-89 mmHg) o hipertensión en etapa 2 (140 mmHg/90 mmHg o superior).

La mayoría de los participantes ya estaban tomando uno o más medicamentos para la presión arterial. Por lo tanto, los análisis de las lecturas de la presión arterial se ajustaron para tener en cuenta los efectos de los medicamentos y estimar el grado de hipertensión subyacente.

Recomendaciones

  • El consumo ligero no está asociado con un aumento de la presión arterial o hipertensión en ninguna etapa.
  • El consumo moderado de alcohol se asoció con un aumento del 79 % en la probabilidad de presión arterial elevada, una reducción del 66 % en la hipertensión de etapa 1, una reducción del 62 % en la hipertensión de etapa 2;
  • El consumo excesivo de alcohol se asoció con un aumento del 91 % en la probabilidad de presión arterial elevada, una probabilidad del 149 % (aumento de 2,5 veces) de hipertensión en etapa 1 y una probabilidad del 204 % (aumento de 3 veces) de hipertensión en etapa 2
  • Cuanto más alcohol beba, mayor será su riesgo y la gravedad de la presión arterial alta.

Aunque el consumo ligero o moderado de alcohol puede tener un efecto positivo sobre la salud cardiovascular en la población adulta en general, el consumo moderado y elevado de alcohol parece estar asociado de forma independiente con una mayor incidencia de hipertensión en pacientes con diabetes tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 pueden considerar cambios en el estilo de vida, incluida la reducción del consumo de alcohol, especialmente si tienen dificultades para controlar la presión arterial.

Las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo cardiovascular y los hallazgos relacionan el consumo de alcohol con la presión arterial alta, lo que lleva a recomendaciones para limitar el consumo de alcohol, con la ayuda del investigador principal.

El estudio tuvo algunas imitaciones, incluido el hecho de que el consumo de alcohol se basó en un cuestionario único cuando los participantes participaron en el estudio, por lo que los resultados no tuvieron en cuenta ningún cambio en el consumo de alcohol a lo largo del tiempo. Además, el estudio no fue diseñado para evaluar si hay algún beneficio en beber pequeñas cantidades de alcohol.

fuente: Diario de la Asociación Americana del Corazón9 de septiembre de 2020.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  🔥 ¿Cómo bajas de peso? Checa este cambio físico para bajar de peso 😱

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba