Nutrición y Salud

La vitamina D alta no tiene ningún beneficio en la prevención de COVID-19

Científicos del Reino Unido, Europa y los EE. UU., incluidos expertos de la Universidad de Birmingham, han publicado un documento de consenso sobre la vitamina D que advierte contra las altas dosis de suplementos de vitamina D.

Según el estudio, actualmente no hay suficiente evidencia científica de que la vitamina D ayude a prevenir o tratar el Covid-19. Los autores recomiendan que las personas sigan las pautas de salud pública sobre la suplementación con vitamina D.

Tras informes sin fundamento de que las dosis altas de vitamina D (por encima del límite superior seguro actual de 4000 UI por día) pueden reducir el riesgo de contraer la COVID-19 y se utilizan para tratar con éxito el virus, los investigadores investigaron la evidencia científica actual sobre la vitamina D y sus efectos Uso en el tratamiento de infecciones.

La vitamina D es una hormona que se produce en la piel cuando se expone a la luz solar y ayuda a regular los niveles de calcio y fosfato en el cuerpo, que son necesarios para mantener sanos los huesos, los dientes y los músculos. Los niveles adecuados de vitamina D en el cuerpo son vitales para la salud en general, muy poco puede conducir al desarrollo de raquitismo u osteoporosis, y demasiado puede conducir a niveles elevados de calcio en la sangre, lo que puede ser particularmente dañino.

No hay evidencia de que la vitamina D pueda combatir el COVID-19

Los científicos no han encontrado evidencia de que los suplementos de vitamina D en dosis altas ayuden a prevenir o tratar el covid-19, y han advertido contra la sobredosis sin supervisión médica debido a los riesgos para la salud. La vitamina D es un nutriente liposoluble que puede acumularse en el cuerpo.

Relación débil entre el estado de la vitamina D y las infecciones respiratorias

Los investigadores concluyeron que las afirmaciones de que la vitamina D es beneficiosa para tratar el virus no están respaldadas por estudios humanos adecuados, sino que se basan en hallazgos que no han analizado esto específicamente.

Los científicos también analizaron los informes de un vínculo entre los niveles sanguíneos de vitamina D y las infecciones respiratorias. Estudios previos han encontrado que un estado más bajo de vitamina D está asociado con infecciones respiratorias agudas. Sin embargo, los resultados de la mayoría de los estudios se basan en datos recopilados de grupos de población en países en desarrollo y no pueden extrapolarse a poblaciones en países más desarrollados.

Los científicos creen que actualmente no existe un vínculo claro entre la ingesta de vitamina D y la resistencia a las infecciones respiratorias.

La mayor parte de nuestra vitamina D proviene de la exposición al sol, pero para muchas personas, especialmente aquellas que se autoaislan y tienen una exposición solar limitada durante la pandemia actual, obtener suficiente vitamina D puede ser un problema, dice un investigador. Se recomienda la suplementación con vitamina D, pero debe hacerse de acuerdo con las pautas de salud pública actuales.

¿Cuánta vitamina D?

Las recomendaciones actuales de vitamina D se basan en la cantidad que necesitamos para proteger nuestros huesos. La Sociedad de Osteoporosis de Canadá recomienda que los adultos canadienses consuman de 800 a 2000 UI (unidades internacionales) de vitamina D a través de suplementos durante todo el año para mantener niveles adecuados del nutriente en la sangre.

Sin embargo, algunas personas pueden necesitar más para mantener niveles adecuados de vitamina D en la sangre. El límite superior seguro es de 4.000 UI por día.

Pocos alimentos contienen naturalmente vitamina D; el salmón y el atún son las mejores fuentes. La leche líquida, muchas leches no lácteas y algunas marcas de jugo de naranja contienen vitaminas.

fuente: BMJ Nutrición, Prevención y Salud En línea, mayo de 2020.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  La intersección de ARFID y la neurodiversidad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba