Nutrición y Salud

Mosquitos: Los ácidos en nuestro olor corporal hacen que algunas personas sean más atractivas para los insectos

Los mosquitos hembra Aedes aegypti, portadores de la fiebre amarilla y el virus Zika, pueden sentirse más atraídos por las personas con altos niveles de ácidos carboxílicos en el olor corporal.

Salud


18 de octubre de 2022

La hembra del mosquito Aedes aegypti puede sentirse atraída por personas cuyo sudor contiene más ácidos carboxílicos.

La hembra del mosquito Aedes aegypti puede sentirse atraída por individuos cuyo olor corporal es más alto en ácidos carboxílicos.

Tacio Philip Sansonovsky / Alami

Algunas personas pueden ser más atractivas para los mosquitos que otras debido al subproducto ácido producido por las bacterias de la piel.

María Elena De Obaldia de la Universidad Rockefeller de Nueva York y sus colegas pidieron a ocho personas que usaran mangas de nailon durante 6 horas.

En una serie de experimentos, las muestras de nailon usadas por cada persona se colocaron en una de dos cajas, y la segunda caja contenía la tela que usaba el otro participante.

La tercera caja se unió a través de un túnel a dos cajas. Esta caja contenía mosquitos Aedes aegypti hembra, los principales vectores de infecciones como la fiebre amarilla y el virus Zika.

Mediante el estudio de diferentes combinaciones de telas, los investigadores analizaron cuál de las dos cajas atrajo más mosquitos. Repitieron el experimento durante varios meses para determinar si sus hallazgos eran consistentes.

Los investigadores encontraron que el nailon, usado por personas con altos niveles de ácidos carboxílicos en el olor corporal, era el más atractivo para los insectos, y estos participantes fueron apodados «imanes de mosquitos». Las bacterias de la piel producen ácidos carboxílicos como subproducto de otro material producido por la piel llamado sebo.

De Obaldia señala que el equipo no clasificó todos los químicos en los olores corporales de los participantes que impregnaban el nailon. Otros químicos y factores de la piel, como la temperatura corporal y el dióxido de carbono exhalado, también están asociados con las picaduras de mosquitos.

Desafortunadamente, puede que no sea posible cambiar la cantidad de ácidos carboxílicos que producimos en un intento de evitar las picaduras. “El olor de la piel humana puede estar influenciado por factores genéticos, el microbioma de la piel y [our overall] dieta”, dice De Obaldia. «Es poco probable que esto se deba a factores a corto plazo que cambian constantemente, como qué almorzar en un día determinado».

Las bacterias de la piel juegan un papel importante en nuestro olor corporal. Al vivir en lo profundo de los poros, los microbios no se pueden eliminar fácilmente, según De Obaldia. “Incluso cuando lavamos la superficie de la piel, pronto se repobla con microbios de la piel”.

En la segunda parte del estudio, el equipo repitió el experimento con mosquitos modificados genéticamente que tienen una capacidad reducida para detectar ácidos. Un porcentaje mucho menor de estos mosquitos se sintieron atraídos por el nailon, pero los insectos aún pudieron distinguir el tejido perteneciente a los imanes de los mosquitos.

«Creo que refleja [the fact] que los mosquitos eligen a quién picar en función de unos pocos, potencialmente muchos, olores que provienen de nuestra piel”, dice De Obaldia. «También refleja la redundancia del sistema olfativo del mosquito: cuando se interrumpe una vía receptora, las moléculas relevantes aún pueden ser detectadas por otra vía receptora».

No está claro por qué los mosquitos se sienten atraídos por una persona y no por otra, dijo De Obaldia. «Los mosquitos hembra pueden obtener una excelente proteína sanguínea para apoyar el desarrollo de huevos de cualquier individuo», dice ella.

“Este es un descubrimiento importante que promete desencadenar el desarrollo de nuevas intervenciones específicas, como la modificación genética de mosquitos para que no piquen a las personas y no transmitan el virus.[ting] enfermedad”, dice George Christophides del Imperial College London.

Enlace de la revista: Cell, DOI: https://doi.org/10.1016/j.cell.2022.09.034

Más sobre estos temas:

LEER  Cómo debe ser tu plato en cada comida para adelgazar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba