Dietas Para Patologías

Navegando las aguas del perfeccionismo

No hay nada como la abundancia y, me atrevo a decir, la glotonería de la temporada navideña, para obligarte a confrontar tus sistemas de creencias actuales. Las tentaciones abundan, y las historias que me retienen asoman sus feas cabezas.

Uno de los mayores problemas con los que tengo que lidiar en esta vida han sido mis tendencias perfeccionistas. Pasé por la induración de mayo de esta historia en mi vida. En mi juventud fue sacar las notas más altas y esforzarme siempre por ser el mejor. Este impulso causó mucho estrés y enfermedad en mi vida, ya que nunca nada era lo suficientemente bueno. Independientemente de las calificaciones, siempre podría hacerlo mejor.

Cuando me convertí en madre, esta historia se convirtió en cómo le fallé a mi hijo. Entonces le daba un chupete o una bolsita de papilla que no era casera. Cada uno de estos momentos está grabado en mi memoria como una especie de defecto por mi parte. Siempre había una oportunidad de hacer y aprender mejor, así que por supuesto eso significaba que en esos momentos nunca era suficiente.

Hoy bailo entre dos puntos de vista opuestos.

En primer lugar, la idea del perfeccionismo como patrón de comportamiento tóxico. La noción de que nunca seré lo suficientemente bueno o lo suficientemente fuerte es una meta en constante cambio que nunca lograré. Nadie debería vivir de esta manera, y si lo haces, estarás en un estado constante de baja autoestima y autocastigo.

Aparte: ¡Estoy aprendiendo que el autocastigo es en realidad una forma maravillosamente destructiva en que los humanos nos reprimimos! divertido, ¿eh? Nos sumergimos en lo que llamamos programación de muerte y comportamiento de autosabotaje en mi plataforma de membresía mensual. Tejedores de la Sabiduría de las Plantas.

LEER  Cómo remojar el alimento para pollos durante la noche

Pero aquí viene la dualidad y dicotomía de lo que estoy pasando. ¿La creencia de que nunca se puede lograr el perfeccionismo es solo otra historia que me cuento a mí mismo para justificar las malas decisiones? «Porque nunca seré perfecto, debería comerme esta galleta».

Bueno, Dios… qué lugar tan divertido y mágico para estar en el baile entre estas dos realidades que probablemente sean ambas falsas.

Publicaciones relacionadas

Cierto, ninguna de estas historias es realmente cierta, y la curación llega cuando encuentras un lugar donde vive la verdad.

Pero dijiste algo sobre la glotonería…

Entonces, volvamos al milagro de la temporada de vacaciones de invierno. Las galletas y los chocolates abundan, sabía que sería difícil en este momento. Durante las últimas siete semanas, he reducido drásticamente casi todos los azúcares en mi vida. Durante siete semanas estuve libre de azúcar procesada de cualquier tipo. Sin jarabe de arce, sin miel tampoco. Si comía fruta, era a primera hora de la mañana, y el resto de mis comidas consistía en verduras, proteínas y algunos cereales de buena calidad (aunque rara vez).

Entonces, como puede imaginar, ¡el comienzo de la temporada de galletas no fue fácil!

Pensé que estaba bien disfrutar de algo de ingredientes puros de buena calidad de vez en cuando, especialmente porque me estaba yendo muy bien en las siete semanas previas. Sin embargo, esta decisión chocó con mis cuentos de la necesidad de ser perfecto.

¿Me faltaba autenticidad al consumirlos? Un «buen» herbolario nunca cederá al deseo. ¿Me juzgarán las personas si me ven comiendo galletas? Vinieron rápido y furiosamente, y me hizo darme cuenta de cuánto trabajo todavía tengo que hacer con estas tendencias perfeccionistas.

1672364154 988 Navegando las aguas del perfeccionismo

La verdad se encuentra en algún punto intermedio

Estamos de nuevo en una danza entre estas dos realidades opuestas. ¿Creo que la búsqueda constante del perfeccionismo es tóxica? Sí. Sin embargo, ¿creo que usé esta historia como una escapatoria para «obtener lo que quiero»? Bueno, para mí personalmente, la respuesta es no, pero no puedo hablar por ti y tus patrones, y aquí es donde entra en juego la honestidad radical (de qué más hablamos en tejedores).

Revelación completa, hace cinco años definitivamente habría usado la comida como una forma de ralentizar mi progreso, sabotear mi salud y desviarme del camino que me sirve mejor. Afortunadamente, acepté esta vieja verdad y la superé.

Entonces, cuando me doy cuenta de que estos patrones de perfeccionismo ya no sirven para mi mayor bien. Esta experiencia me permite practicar lo que comparto con mis alumnos y lo que les enseñaré a finales de este mes. La idea de dar espacio y gracia a nuestras decisiones humanas, así como recorrer el camino de la autenticidad. Este es un hermoso baile que estoy feliz de compartir con todos ustedes.

En buena salud

1639013150 428 Receta de miel Chai Inspiracion de bricolaje a base

LEER  Calendario de noviembre de 2016 para hábitos saludables -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba