Alimentación para la intolerancia a la histamina

0
94
histamina

¿Qué es la intolerancia a la histamina?

La intolerancia a la histamina es una de las denominadas «intolerancias farmacológicas», es decir, está determinada por el efecto farmacológico de una sustancia contenida en ciertos alimentos: la histamina.

Es una molécula que permite el paso de señales entre las células (mediador químico), ampliamente difundida en nuestro organismo especialmente a nivel de las células implicadas en las respuestas alérgicas e inmunitarias, en las que la liberación excesiva de histamina tiene un papel fundamental en las reacciones inflamatorias y las enfermedades alérgicas (asma, conjuntivitis alérgica, urticaria, rinitis).

La producción de histamina en el cuerpo se produce a partir de un aminoácido, la histidina, tras una reacción enzimática y luego es degradada por la histaminasa.

Esta intolerancia alimentaria puede causar síntomas a menudo similares a los de una alergia, sin embargo no es causada por una reacción del sistema inmunológico y varía en función de la cantidad de alimentos ingeridos que no se toleran.

Causas de la intolerancia a la histamina

En las personas sanas, la histamina contenida en los alimentos es rápidamente degradada por la enzima diaminoxidasa (DAO), que está fisiológicamente presente en el intestino delgado, a fin de impedir su absorción, ya que la histamina del cuerpo y la histamina de los alimentos actúan de la misma manera.

En las personas con intolerancia, la histamina no está presente en cantidad suficiente para eliminar la histamina introducida con las comidas. Como resultado, el exceso de histamina se vierte en el torrente sanguíneo y causa signos y síntomas que pueden confundirse fácilmente con reacciones alérgicas.

Síntomas de la intolerancia a la histamina

Generalmente, los síntomas de esta intolerancia alimentaria incluyen:

  • trastornos gastroentéricos (por ejemplo, diarrea, dolor o calambres abdominales, pesadez de estómago, flatulencia, etc.).
  • dolores de cabeza, hasta ataques de migraña;
  • sarpullidos, picazón, urticaria;
  • asma , dificultades respiratorias ;
  • irritaciones de la mucosa nasal (por ejemplo, secreción nasal, congestión nasal);
  • náuseas o vómitos, palpitaciones, mareos.

Los trastornos suelen aparecer unos 45 minutos después de la ingestión de alimentos que contienen histamina y desaparecen después de un período de tiempo variable.

Como el contenido de histamina en los alimentos es variable, incluso en el mismo tipo de alimentos, los síntomas pueden presentarse a veces y a veces no, incluso cuando se ingiere el mismo alimento.

Es sobre todo el consumo combinado y repetido de alimentos con un alto contenido de histamina lo que puede dar lugar a síntomas muy pronunciados.
En las personas que sufren de dermatitis atópica y dolores de cabeza, la histamina en los alimentos hace que los síntomas empeoren.

Diagnóstico de la intolerancia a la histamina

No es posible diagnosticar la intolerancia a la histamina mediante una prueba de alergia clásica, por lo que el diagnóstico es complicado y a menudo se utiliza la exclusión de ciertos alimentos para averiguar las causas de los síntomas.

Los trastornos gastrointestinales pueden confundirse con el síndrome del intestino irritable (colitis), pero también pueden ser causados por ciertos aditivos de los alimentos, por lo que es esencial hacer un diagnóstico tanto por pruebas como por exclusión. Además, otras sustancias pueden causar reacciones similares, como la tiramina, una amina derivada del aminoácido tiroxina, la cafeína, la solanina, la teobromina y la serotonina.

Nutrición para la intolerancia a la histamina: directrices generales

El tratamiento de este trastorno se basa en una dieta libre de alimentos ricos en histamina o que la liberan, es decir, los que no contienen histamina pero son capaces de estimular su liberación por el cuerpo.

Esta sustancia está presente como «ingrediente natural» en muchos alimentos que se consumen diariamente, su formación en los alimentos requiere la disponibilidad de aminoácidos libres, microorganismos, bacterias y condiciones que permitan su crecimiento y transformación.

Por lo tanto, las altas concentraciones de histamina se encuentran principalmente en productos de fermentación microbiana como el queso fermentado, la carne enlatada, el vino y la cerveza. También la exposición de los peces a altas temperaturas acelera su producción. Por lo tanto, es aconsejable:

  • Minimizar el consumo de alimentos ricos en histamina: pequeñas cantidades, baja frecuencia y no en asociación con otros alimentos ricos en histamina.
  • Reducir al mínimo los alimentos que liberan histamina: pequeñas cantidades, baja frecuencia y no en asociación con otros alimentos que estimulan la liberación de histamina por el cuerpo.
  • Evalúe con su médico la necesidad de suplementos vitamínicos para las posibles deficiencias nutricionales causadas por la exclusión de ciertos alimentos.

Alimentos ricos en histamina y libres de histamina a evitar

A fin de evitar deficiencias nutricionales, se debe evaluar con la ayuda de su médico la tolerabilidad individual de los alimentos «tóxicos» y la necesidad real de eliminar de la dieta los alimentos que se enumeran a continuación. No se recomienda una limitación general a largo plazo. Para la reintroducción de los alimentos, busque el consejo de un especialista.

Alimentos ricos en histamina:

  • Tomates, chucrut, espinacas.
  • Conservas .
  • Ketchup y salsa de soja .
  • Pescado en conserva: conservado, marinado, salado o seco (por ejemplo, sardinas, atún, caballa, anchoas, arenque).
  • Pescado ahumado (por ejemplo, arenque, salmón).
  • Crustáceos y moluscos.
  • Salchicha, salami, carne seca, jamón ahumado, mortadela.
  • Quesos muy maduros y fermentados, como los arándanos.
  • Bebidas alcohólicas, incluyendo vino y cerveza.
  • Vinagre de vino.
  • Levadura.

Alimentos libres de histamina:

  • Chocolate / cacao.
  • Fresas, plátanos, piña, papaya, cítricos (como naranjas, pomelos, limones, mandarinas), kiwi, frambuesas, peras, aguacate.
  • Moluscos y crustáceos.
  • Nueces, avellanas, almendras y anacardos.
  • Clara de huevo.
  • Carne de cerdo.
  • El café.
  • Patatas.

Intolerancia a la histamina: ¿qué alimentos puedo comer?

  • Carne, tanto blanca como roja (excepto la de cerdo), fresca o congelada, en forma de grupa, filete, chuleta, picada o molida. Elija la carne en los cortes más magros y sin grasa visible, la carne de ave se debe comer sin piel.
  • Pescado, fresco o congelado, como el bacalao, la trucha, etc. La conservación del pescado a bajas temperaturas puede ralentizar considerablemente la síntesis de la histamina bacteriana.
  • Leche, yogur y crema.
  • Quesos frescos (por ejemplo, stracchino, crescenza, caciottina fresca, etc.) y ricotta o quesos como el Grana Padano DOP, prefiriendo los de 9-12 meses. Este queso es el más rico en calcio de todos los que se consumen comúnmente, también proporciona excelentes proteínas de alto valor biológico, incluyendo 9 aminoácidos esenciales, antioxidantes como la vitamina A, zinc, selenio y vitaminas esenciales como las del grupo B (B2 y B12). La perturbación es más frecuente en los quesos muy maduros y fermentados, que son casi picantes en el paladar, causando un hormigueo en la lengua. Por ello, si se consumen quesos añejos, es bueno preferir la primera maduración y evaluar individualmente la posible aparición de los síntomas.
  • Fruta preferentemente fresca (excluyendo la mencionada anteriormente), como manzanas, melocotones, albaricoques, melones, mangos, caquis. A menudo, el cambio de color de la fruta permite la correcta introducción de fibras, vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para el cuerpo.
  • Verduras de hoja ancha, como la lechuga y la achicoria, pero también zanahorias, brócoli, coliflor, calabacín, pepinos. Se recomienda el consumo de verduras frescas, preferiblemente crudas por su mayor concentración de vitaminas, minerales y antioxidantes. Evite las verduras mencionadas en el capítulo 6.
  • Cereales . Todos los días se consume pan, pasta, arroz, pero también cebada, escanda, trigo sarraceno, etc. preferiblemente integral, para alternar con análogos refinados (proporción 50/50).
  • Aceite de oliva extra virgen, para ser usado crudo para sazonar alimentos y dosificar las cantidades con una cucharadita para no exceder las calorías.
  • Vinagre de manzana para dar sabor a los platos.
  • Agua (preferiblemente oligomineral natural), al menos 2 litros por día.

Intolerancia a la histamina: consejos prácticos

  • Evite la exposición a un calor excesivo.
  • Evite el estrés emocional tanto como sea posible.
  • Deje de fumar.
  • Haga su estilo de vida más activo abandonando el sedentarismo: es aconsejable ir a pie o en bicicleta al trabajo, aparcar el coche lejos de su destino para caminar más tiempo, evitar el uso del ascensor y tomar las escaleras, etc. Recomendamos un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana, óptimo 300 minutos.
  • Eliminar el exceso de libras. Para lograr un peso ideal es esencial combinar la actividad física regular con una dieta sana y equilibrada en macro y micronutrientes, que no afecte a su equilibrio energético. Conocer su IMC (Índice de Masa Corporal) y el porcentaje de masa grasa es importante para lograr el objetivo: puede hacerlo con esta sencilla herramienta, rápida y gratuita. Si quiere recibir deliciosos menús para sus calorías diarias, inscríbase gratis en este programa de control de peso, o en este programa si prefiere no comer carne o pescado.
  • Hay que tener cuidado con algunos medicamentos, especialmente si se toman durante largos períodos de tiempo, porque pueden inhibir la acción de las enzimas desintoxicantes de la histamina en el intestino y, si se asocian con alimentos ricos en histamina, pueden provocar intolerancia. Pida consejo a su médico.
  • Durante el embarazo puede experimentar una reducción de los síntomas porque hay una mayor presencia de la enzima diaminoxidasa, también segregada por la placenta, pero esta es una situación transitoria. Por lo tanto, es aconsejable seguir las recomendaciones dietéticas de este artículo.
  • El contenido de histamina en las bebidas alcohólicas es variado y, aunque debe indicarse en la etiqueta, a menudo no se produce. Por lo tanto, los efectos de su consumo deben evaluarse individualmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here