Nutrición y Salud

Disipando los mitos sobre la comida navideña

Diciembre no suele ser conocido por producir hardware. Pero este año, a medida que disminuyen las restricciones por la pandemia, parece inevitable que las reuniones festivas, las grandes cenas y las reuniones familiares puedan hacer subir de peso.

Si pensabas que no podías pasar la temporada sin subir de peso, piénsalo de nuevo. Caer presa del mito común del aumento de peso «inevitable» durante las vacaciones puede impedirle disfrutar de sus comidas favoritas y, de hecho, puede descarrilar sus planes de comer con sensatez durante las fiestas.

Los siguientes consejos lo ayudarán a mantenerse enfocado en una alimentación saludable en medio de las innumerables oportunidades para comer en exceso.

Mito: la mayoría de las personas aumentan cinco libras durante las vacaciones

Sin duda, has oído hablar de esto. La realidad es que el aumento de peso durante las vacaciones es leve. Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, el adulto promedio aumentó solo una libra durante las vacaciones de invierno. Malas noticias: este peso adicional tiende a acumularse a lo largo de los años y puede conducir a lo que se conoce como propagación de la mediana edad.

LEER  Nutrición Diaria - Hipotiroidismo con Neyda Carballo Ricardo

Comer en las festividades es una pequeña instantánea del panorama general. Lo que realmente determina tu peso es lo que haces de enero a noviembre. Si bien se informa menos sobre el aumento de peso durante las festividades, aún debe tomar decisiones cuidadosas y ejercer cierto control para minimizar el daño.

Mito: Reducir las calorías en el almuerzo me ayuda a controlar mi peso

Saltarse comidas durante el día para «almacenar» calorías para su consumo posterior es una estrategia que está destinada a fracasar. Es una forma segura de llegar a tu fiesta, listo para comer todo lo que esté a la vista.

En su lugar, coma desayunos y almuerzos saludables como de costumbre. Antes de ir a una fiesta, come un bocadillo para saciar el apetito y evitar comer en exceso. Pruebe el yogur y la fruta, un café con leche bajo en grasa, una barra energética pequeña o incluso un plato de sopa.

Mito: todo se reduce a la fuerza de voluntad

Sí, la fuerza de voluntad es un factor a tener en cuenta a la hora de gestionar los fiambres y los dulces de la oficina. Pero controlar la ingesta de alimentos requiere más que determinación.

Administrar su entorno hace que sea más fácil apegarse a sus buenas intenciones. En una fiesta, no te pares en una mesa donde te tienta un plato de comida grasosa. Lleve sus propios platos saludables a las reuniones festivas, si corresponde.

Algunos cócteles festivos también pueden debilitar su decisión de comer con moderación. Limítese a no más de una bebida alcohólica por hora.

Mito: tengo que renunciar a mis comidas festivas favoritas para mantener el peso

No es así. Renunciar a su refrigerio favorito solo lo hará sentir privado y más propenso a comer en exceso más tarde.

En su lugar, pruebe los alimentos que realmente le gustan. En la fiesta, elige algunos de tus entremeses favoritos y deja la mesa del buffet. No desperdicies tus calorías en alimentos que no te gustan. Para las comidas festivas, coma solo unas pocas cucharadas de alimentos ricos en calorías como puré de papas, pavo relleno y postres ricos.

Mito: Unos cuantos bocados no harán ningún daño

Un puñado de nueces por aquí, un trozo de queso por allá, y luego unas cuantas galletas saladas pueden sumar calorías a una comida completa. A menudo, los bocadillos invisibles y sin sentido que consumimos a lo largo del día terminan dañando nuestra cintura.

Antes de comer, ponga sus dulces navideños (hors d’oeuvres, galletas e incluso papas fritas) en un plato pequeño. De esta forma serás más consciente de qué y cuánto comes. Cuando hornee en vacaciones, mastique un chicle de menta sin azúcar para evitar comer sin sentido.

Olvídese de los refrigerios después de la cena. No te morirás de hambre si no tienes galletas extra de mantequilla o trufas de chocolate.

Mito: No tengo tiempo para hacer ejercicio, volveré al gimnasio en el nuevo año

Es posible que no tenga 45 minutos para ir a la caminadora, pero puede colarse en un entrenamiento rápido de 20 minutos. Eso es suficiente para quemar 200 calorías y reducir el apetito. Además, se sentirá bien consigo mismo al hacerlo, por lo que es más probable que tome decisiones informadas sobre alimentos.

Mito: Es el pavo lo que me hace sentir cansado después de comer

La investigación ha relacionado un aminoácido del pavo llamado triptófano con la somnolencia. Pero para lograr este efecto, debe tomarse solo con el estómago vacío.

Es poco probable que el triptófano en una cena de pavo te haga querer quedarte dormido después de la cena. Es más probable que sienta sueño porque su cuerpo necesita mucha energía para digerir una comida abundante. Los efectos calmantes del vino que acompaña una comida también pueden hacer que quieras tomar una siesta.

Mito: Las deliciosas sobras deben obstaculizar mi plan de alimentación saludable

Las sobras de las fiestas navideñas no tienen que amontonarse en el medio. Si le gusta comer en las fiestas, empaque nueces, pretzels y papas fritas en bolsitas del tamaño de un refrigerio y coma solo una al día.

Deseche los dulces sobrantes haciendo bolsas de postres para que los invitados se las lleven a casa (no las lleve a la oficina). Ralle y congele el queso sobrante para su uso posterior en recetas. Personalice una «cena de televisión» con las sobras de las fiestas para disfrutar de una cena sin estrés durante la semana laboral.

Con una planificación cuidadosa, una alimentación consciente y la mentalidad correcta, las festividades de diciembre no tienen que traducirse en cinturones más ajustados.

Vamos, déjate llevar. Hazlo sabiamente.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  ¡Ahora tenemos la certificación ISO22000:2022 y HACCP!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba