Dieta para las náuseas en la quimioterapia

0
49

Nutrición y quimioterapia

En el tratamiento médico de los tumores, conocido como quimioterapia, las drogas se utilizan individualmente o en combinación. Teniendo en cuenta la dosis y el tipo de droga administrada, los efectos secundarios que pueden producirse en el sujeto sometido a tratamiento son múltiples. En algunos casos puede haber un fuerte cansancio y falta de apetito, en otros las náuseas y los vómitos son bastante frecuentes, lo que puede controlarse mediante el uso de medicamentos antieméticos y la adopción de algunas precauciones dietéticas específicas (véanse los capítulos siguientes).

Otros trastornos relacionados con la quimioterapia son la mucositis, es decir, la inflamación de la mucosa de la cavidad orofaríngea, la alteración del gusto y/o del olfato, pero también la diarrea o el estreñimiento. Estos efectos indeseables pueden mitigarse adoptando algunas precauciones dietéticas específicas; sin embargo, es importante no subestimarlos porque pueden comprometer la correcta ingesta nutricional, factor indispensable para las personas que se someten a quimioterapia.

En general, podemos decir que los síntomas son completamente subjetivos y que los desórdenes nutricionales son temporales, destinados a desaparecer unas semanas después de la finalización de la terapia.

Hay que recordar que la nutrición desempeña un papel fundamental tanto en la prevención como en el tratamiento de la patología oncológica (cáncer). En el caso de los pacientes de cáncer sometidos a tratamiento quimioterapéutico, los objetivos primarios de la dieta son la prevención y el tratamiento de la malnutrición: a menudo, de hecho, la primera expresión de la alteración del estado nutricional es la pérdida de peso corporal, que puede empeorar la tolerancia a las terapias (tanto quirúrgicas como quimioterapéuticas).

Además, durante o después de los tratamientos, puede ser necesario seguir una dieta específica en relación con las secuelas causadas por las terapias y/o los efectos secundarios nutricionales desarrollados después de la cirugía.

En el caso de la quimioterapia de alta dosis, que da lugar a una reducción de las defensas inmunitarias, debe seguirse una dieta baja en bacterias para reducir la contaminación microbiana. Por otra parte, el uso de dietas drásticas durante el tratamiento de quimioterapia (por ejemplo, la dieta mima) no está actualmente respaldado por suficientes pruebas científicas, ya que la literatura disponible se limita todavía a estudios experimentales.

Si la dieta oral no es adecuada para cubrir las necesidades nutricionales, es aconsejable considerar el uso de suplementos nutricionales orales, que obviamente deben ser evaluados con su médico o dietista.

Recomendaciones dietéticas generales

  • Coma a menudo pequeñas porciones de comida, especialmente cuando siente el deseo;
  • Intente no saltarse las comidas, ya que tener el estómago vacío puede empeorar las náuseas;
  • Prefiera las bebidas y la comida a temperatura ambiente o no fría;
  • Coma ligero, bajo alimentos sazonados al principio (evite las preparaciones elaboradas), luego introduzca gradualmente alimentos más calóricos;
  • Bebe mayormente lejos de las comidas y en pequeños sorbos.
  • En los capítulos siguientes se indican los alimentos no recomendados y los generalmente permitidos y recomendados en caso de efectos secundarios (náuseas y vómitos) asociados al tratamiento de quimioterapia. Sin embargo, al seguir las indicaciones hay que tener en cuenta que, para obtener una dieta correcta y equilibrada, es necesario tomar la cantidad (porción) adecuada de los alimentos y respetar la frecuencia con que algunos alimentos deben ser consumidos, diariamente o semanalmente, dentro de un esquema dietético personalizado. La dieta del día debe respetar el equilibrio energético de cada persona y la energía introducida debe ser igual a la gastada para no aumentar el riesgo de malnutrición.

Alimentos no recomendados

  • Bebidas alcohólicas, incluyendo vino y cerveza;
  • Alimentos que tienen un olor fuerte e inmediatamente reconocible, como el café, la trufa, el ajo, la cebolla, etc;
  • Alimentos fritos y con alto contenido de grasa como carnes grasas (por ejemplo, tocino enrollado, chuleta de cerdo, cordon bleu, chuletas y costillas de cerdo o cordero, etc.), huevos fritos, papas fritas, salsas de condimentos muy elaboradas (por ejemplo, con crema o mantequilla), etc;
  • Alimentos demasiado salados (por ejemplo, salados o en salmuera, como las anchoas, las aceitunas y las alcaparras);
  • Comidas muy dulces, como pasteles o pastas elaboradas;
  • Los alimentos picantes, en particular, evitar la pimienta, el chile y las salsas picantes.

Alimentos permitidos y recomendados

Las siguientes afirmaciones dietéticas son específicas para los sujetos sometidos a quimioterapia que sufren de náuseas. Para quienes tienen síntomas como estreñimiento, diarrea, mucositis o alteraciones del gusto, es aconsejable seguir las recomendaciones indicadas en las dietas apropiadas.

  • Alimentos secos como galletas, bizcochos, tostadas, etc., para ser consumidos preferentemente por la mañana y durante el día cada dos o tres horas;
  • Alimentos congelados que sólo necesitan ser calentados, asegurándose de que estén bien cocinados;
  • Bebidas carbonatadas, que se tomarán en pequeños sorbos o con una pajita (por ejemplo, agua mineral, ginger ale y limonada);
  • Jaleas y paletas además de otros líquidos para prevenir la deshidratación;
  • Quesos madurados como el Grana Padano DOP . Este queso contiene proteínas de alto valor biológico con los 9 aminoácidos esenciales, también proporciona calcio, vitaminas y minerales. También se puede utilizar todos los días rallado (1-2 cucharadas) para condimentar primeros platos, sopas, sopas de verduras, etc.

Consejos de comportamiento

Las siguientes afirmaciones dietéticas son específicas para los sujetos sometidos a quimioterapia que sufren de náuseas. Para quienes tienen síntomas como estreñimiento, diarrea, mucositis o alteraciones del gusto, es aconsejable seguir las recomendaciones indicadas en las dietas apropiadas.

  • No se quede en la cocina, prefiera una habitación bien ventilada;
  • Antes y después de la comida, camina al aire libre o quédate cerca de una ventana;
  • Después de la comida, relájese en un sillón ligeramente reclinado sin recostarse;
  • Consigue ayuda con la preparación de las comidas.

Consejos prácticos

Las siguientes afirmaciones dietéticas son específicas para los sujetos sometidos a quimioterapia que sufren de náuseas. Para quienes tienen síntomas como estreñimiento, diarrea, mucositis o alteraciones del gusto, es aconsejable seguir las recomendaciones indicadas en las dietas apropiadas.

  • El día del tratamiento, algunos encuentran beneficioso comer una comida ligera antes de la terapia, mientras que otros se sienten mejor evitando comer o beber en las dos horas previas al tratamiento: evalúe su predisposición individual.

Altas dosis de quimioterapia y reducción de las defensas inmunológicas

En el caso de la quimioterapia de alta dosis, que conduce a una reducción significativa de las defensas inmunológicas, es necesario seguir una dieta baja en bacterias para reducir la contaminación microbiana. A continuación se presentan algunos consejos útiles sobre la dieta y el comportamiento para la quimioterapia de alta dosis.

No se permiten alimentos que sean:

  • Pan preparado durante más de 12 horas;
  • Verduras crudas y ensaladas preparadas;
  • Fruta con piel y magulladuras, fruta seca;
  • Carne (por ejemplo, pollo) y pescado crudo;
  • Carnes frías compradas en el mostrador;
  • Huevos crudos o semi-cocidos;
  • Cremas de huevo caseras;
  • Queso comprado en el mostrador, fermentado, con moho o productos con leche no pasteurizada;
  • Leche fresca no pasteurizada (cruda);
  • Yogur casero y cremas dulces;
  • Helado casero;
  • Crema batida;
  • Especias, hierbas y cualquier condimento añadido después de la cocción;
  • Hielo y agua del grifo;
  • Mermeladas y conservas caseras;
  • sándwiches de bar preparados;
  • Comida y bebida en latas, para evitar el riesgo de cortarse.

Alimentos permitidos y recomendados

  • Pasta, arroz y otros cereales cocinados y servidos con salsas cocidas;
  • Pan fresco, para ser consumido dentro de las 12 horas una vez abierto;
  • Productos horneados (por ejemplo, bizcochos, galletas) en paquetes de una sola porción;
  • Las verduras sólo están bien cocinadas;
  • Fruta enlatada o fresca sin abolladuras y sin piel (por ejemplo, naranja, melón, plátano), o consumida cocida. Manzanas y peras lavadas y peladas en profundidad;
  • Carne (por ejemplo, pollo) y pescado bien cocinados y comidos calientes;
  • Jamón crudo y cocido envasado al vacío, para ser consumido tan pronto como se abra el envase;
  • Huevos bien cocidos;
  • Quesos madurados (por ejemplo, Grana Padano DOP) o quesos frescos producidos con leche pasteurizada y comprados en envases al vacío o en atmósfera modificada, para ser consumidos tan pronto como se abran;
  • Leche pasteurizada o UHT consumida dentro de las 24 horas de su apertura;
  • Yogur de larga duración;
  • Pudines UHT;
  • Condimentos añadidos durante la cocción y condimentos de una sola porción;
  • Agua envasada;
  • Bebidas de una sola porción;
  • Jugos de fruta pasteurizados;
  • Azúcar en bolsitas, miel y mermelada en una sola porción.

Consejos de comportamiento

  • Lávese las manos con agua tibia y jabón durante 20 segundos antes y después de la preparación de la comida y antes de comer;
  • Limpie el refrigerador constantemente; mantenga los alimentos crudos bien separados de los preparados ya cocinados. Antes de guardar comida en el refrigerador, siempre cúbrala con una película. Limpia el exterior de la lata antes de abrirla;
  • Utilice una tabla de cortar diferente para la carne cruda; desinfecte las superficies de trabajo, especialmente después de procesar los productos crudos (carne, pescado);
  • Utilice un cuchillo limpio para cortar diferentes alimentos; utilice diferentes cubiertos para cada plato y tome uno limpio siempre que quiera probar un alimento en particular. Lavar los platos, cubiertos y todos los utensilios con agua caliente y detergente, enjuagándolos bien;
  • Comprueba la fecha de caducidad de los productos; tira los productos caducados, las frutas y verduras mohosas, los huevos con cáscara rota;
  • Refrigerar la comida a una temperatura inferior o igual a +4°C. Ponga los productos comprados que deben ser almacenados a unos +4°C de nuevo en el refrigerador inmediatamente. No descongele la comida a temperatura ambiente, sino en el refrigerador. Cuando descongele productos congelados, coloque un plato debajo del producto para evitar que gotee sobre otros alimentos;
  • Lave bien las verduras y la fruta antes de pelarlas o cortarlas;
  • Cocina toda la comida durante mucho tiempo y consume la comida cocinada el mismo día que se prepara. Caliente las comidas preparadas o los alimentos congelados a altas temperaturas, siempre siguiendo las instrucciones del paquete y consúmalos en pocos minutos;
  • Almacene los alimentos perecederos en el refrigerador dentro de una hora de su compra o preparación. En particular, los platos de huevos no deben dejarse sin enfriar durante más de una hora.

Un consejo práctico

Si comes fuera, elige restaurantes limpios y ordenados. Prefiera la comida bien cocinada y servida inmediatamente después de la cocción; evite la comida cruda, las ensaladas y los platos fríos.

Advertencias

Todas las recomendaciones y consejos de este artículo tienen fines educativos e informativos únicamente y se refieren al tema en general, por lo que no pueden considerarse como consejos o prescripciones adecuados para el individuo cuyo cuadro clínico y condiciones de salud puedan requerir una dieta diferente. La información, las recomendaciones y los consejos anteriores no pretenden ser una receta médica o dietética, por lo que el lector no debe considerarlos en modo alguno como un sustituto de las recetas o consejos de su médico tratante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here