Dietas Para Patologías

Proteína animal vinculada a un mayor riesgo de hígado graso

Las personas que comen mucha proteína animal pueden tener más probabilidades de tener un exceso de grasa en el hígado y un mayor riesgo de enfermedad hepática que las personas cuya principal fuente de proteína son las verduras, según un estudio holandés.

Los investigadores del Centro Médico de la Universidad Erasmus MC de Róterdam se centraron en la llamada enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés), que a menudo se asocia con la obesidad y ciertos hábitos dietéticos. Si bien se recomiendan cambios en la dieta para tratar este tipo de enfermedad hepática, la investigación hasta la fecha no ha demostrado claramente si estos cambios pueden ser preventivos.

En el estudio actual, los investigadores examinaron el cuestionario dietético y los datos de escaneo de grasa hepática de 3882 adultos con una edad promedio de 70 años. Las exploraciones mostraron que el 34% tenía NAFLD, de los cuales 132 tenían un peso normal y 1205 tenían sobrepeso.

Las personas con sobrepeso que comían la mayor cantidad de proteína animal tenían un 54 por ciento más de probabilidades de desarrollar hígado graso que las que comían menos.

Esto fue independiente de los factores de riesgo comunes para NAFLD, como los factores sociodemográficos, de estilo de vida y metabólicos.

Los pacientes con hígado graso comen menos calorías y más carne

La asociación también fue independiente de la ingesta calórica total. Los participantes del estudio sin hígado graso consumieron un promedio de 2052 calorías por día, mientras que aquellos con hígado graso consumieron un promedio de 1996 calorías por día.

LEER  Cuidado con los idus de marzo

Las personas con hígado graso también obtuvieron más calorías totales de las proteínas: un 16 %, en comparación con un 15,4 % para las personas sin enfermedad hepática. El consumo de vegetales fue similar entre los dos grupos; la proteína animal representó la diferencia en el consumo de proteína.

Sobre el hígado graso

La mayoría de las personas tienen un poco de grasa en el hígado. El hígado graso ocurre cuando más del 5% del peso del hígado está compuesto por grasa. El consumo excesivo de alcohol puede dañar el hígado y provocar una acumulación de grasa, una afección llamada enfermedad del hígado graso alcohólico, pero incluso si las personas no beben regularmente, aún pueden desarrollar la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Limitaciones de la investigación

El estudio no fue un experimento controlado diseñado para demostrar si los cambios en la dieta afectan el riesgo de enfermedad del hígado graso o cómo lo hacen.

Los investigadores también se basaron en cuestionarios para evaluar la dieta y la ingesta de calorías de los participantes, que pueden ser poco confiables, y carecían de datos sobre las causas no dietéticas de la acumulación de grasa en el hígado, incluidos ciertos medicamentos e infecciones virales.

Aun así, estos hallazgos se suman a la evidencia de que los hábitos alimenticios saludables pueden minimizar el riesgo de desarrollar la enfermedad del hígado graso. La carne roja contiene grasas saturadas, que pueden inducir hígado graso.

La carne procesada es especialmente dañina porque puede provocar inflamación y la llamada resistencia a la insulina, o la incapacidad de responder adecuadamente a la hormona insulina, lo que puede provocar niveles elevados de azúcar en la sangre y diabetes. Tanto la inflamación como la resistencia a la insulina conducen a la acumulación de grasa en el hígado.

Los nuevos hallazgos se suman a la evidencia de que las personas deben limitar su consumo de carne roja y procesada.

fuente: intestinoEn línea el 17 de enero de 2019.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  Hierba de Limón Mi Hierba Favorita de la Semana, Mensaje de Kathy Mather

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba