Alimentos blancos: propiedades, beneficios y contraindicaciones

0
65
nutricion saludable

Las frutas y verduras blancas se encuentran en la naturaleza en un número mucho menor que otros tipos de plantas, como las verdes o las azul-púrpura. Por fruta blanca entendemos manzanas, peras, plátanos, melón en invierno, etc.; entre las verduras entendemos en cambio el ajo, la cebolla, el hinojo, las setas blancas, el apio, la coliflor blanca, etc.

Estos alimentos tienen muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo y por esta razón no deberían faltar en nuestra mesa, especialmente cuando están en temporada. Además de la fruta y las verduras, otros alimentos blancos como la leche y sus derivados también son esenciales para el desarrollo y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Sin embargo, hay algunos alimentos blancos que, si se consumen en cantidades excesivas, pueden promover la aparición de ciertas enfermedades como la diabetes, la obesidad, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Así que averigüemos qué alimentos blancos son buenos para la salud, con todas sus buenas cualidades nutricionales, y aquellos que deberían ser limitados.

Características de las frutas y verduras blancas

Los vegetales blancos se caracterizan por:

  • El contenido de quercetina, una sustancia antioxidante perteneciente a la familia de los flavonoides, por lo tanto útil para combatir los radicales libres y los procesos relacionados con el «envejecimiento prematuro». La quercetina promueve la restauración de la vitamina E y fortalece el sistema inmunológico, de hecho es conocida por sus propiedades antiinflamatorias. Algunos estudios pueden demostrar su presunta utilidad en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades y trastornos, de hecho este antioxidante protege las células nerviosas y reduce el riesgo de derrame cerebral, además de ser muy útil contra el envejecimiento prematuro de la piel y las enfermedades en las que el estrés oxidativo y la inflamación crónica juegan un papel primordial. Descargando esta dieta especial antienvejecimiento puede evitar o ralentizar, a cualquier edad, el envejecimiento prematuro mediante una dieta sana y equilibrada rica en sustancias antioxidantes.
  • La alta ingesta de fibra dietética. La fibra es un no-nutriente, en el sentido de que no tiene un valor energético en términos de calorías, pero sigue siendo un elemento muy importante para el buen desempeño de ciertas funciones fisiológicas de nuestro cuerpo, la regularidad intestinal ante todo. Se compone de las partes comestibles de los vegetales que no son digeridas y por lo tanto llegan intactas al intestino, produciendo importantes efectos beneficiosos en nuestro cuerpo. Las necesidades diarias de fibra dietética de un adulto son de unos 30 g y se pueden alcanzar fácilmente consumiendo habitualmente frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos como nueces y almendras.
  • El bajo consumo de calorías y la riqueza en vitaminas y minerales, que hacen que estas verduras sean ideales para el control de peso, o para aquellos que quieren mantenerse en forma y saludables, actuando también indirectamente como una ayuda en la protección de las enfermedades cardiovasculares (haga clic aquí para descargar la dieta y el menú especial). Si desea perder peso, descargue este programa de adelgazamiento completamente gratuito que combina consejos útiles sobre una dieta equilibrada y actividad física. Además, obtendrá muchos menús ya equilibrados en macro y micronutrientes, que contienen toda la información necesaria para aprender fácilmente a comer correctamente y obviamente sabrosas recetas tradicionales italianas.

Los alimentos blancos para limitar

Nuestro médico a menudo nos dice, «¡mantente ligero, come blanco!» De hecho, el color blanco se refiere al concepto de ligereza, pureza, autenticidad y salud, por lo que se podría pensar que los alimentos blancos no pueden dañar nuestro cuerpo de ninguna manera. De hecho, no todos los alimentos blancos son tan saludables y recomendados para un consumo abundante en la dieta. En particular, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido límites de consumo precisamente para dos alimentos blancos que, si se toman en cantidades excesivas, pueden allanar el camino para el desarrollo de muchas enfermedades y trastornos:

  • Azúcar simple (no sólo azúcar blanco, sino también azúcar de cualquier otro color, refinado o no, por ejemplo, azúcar de caña). En la lucha contra el sobrepeso, la obesidad y todas las enfermedades relacionadas con ellos, en la que se hace hincapié, están cada vez más presentes incluso en la edad pediátrica, la OMS ha publicado directrices específicas para la reducción del consumo de azúcar y, en detalle, indica que el azúcar añadido debe ser inferior al 5% de la ingesta energética diaria y que, en una dieta de 2.000 kcal, no debe superar los 25 gramos (lo que equivale a unas 5 cucharaditas de azúcar).
  • Sal. Su consumo excesivo provoca un aumento de la presión sanguínea, con el consiguiente incremento del riesgo de aparición de graves enfermedades cerebrovasculares. La OMS recomienda un consumo máximo de 5 gramos de sal al día, lo que corresponde a unos 2 gramos de sodio de muerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here