Dietas Para Patologías

Carne roja bien cocida relacionada con enfermedad hepática y resistencia a la insulina

Un estudio israelí de la Universidad de Haifa muestra que las personas que comen mucha carne roja y procesada tienen un mayor riesgo de enfermedad hepática crónica y resistencia a la insulina, que son factores de riesgo para la diabetes, especialmente si les gusta el bistec bien cocido.

Los investigadores se centraron en la llamada enfermedad del hígado graso no alcohólico, que está relacionada con la obesidad y ciertos hábitos alimentarios. Si bien las carnes rojas y procesadas se han relacionado durante mucho tiempo con un mayor riesgo de diabetes, ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas, la evidencia hasta ahora sobre su asociación con la enfermedad hepática ha sido mixta.

El equipo de investigación examinó datos de 789 adultos con sobrepeso con una edad promedio de 59 años. Completaron cuestionarios sobre hábitos alimenticios y culinarios, y también se sometieron a ecografías hepáticas y análisis de sangre para detectar resistencia a la insulina.

En general, se encontró que el 39 % de los participantes padecía la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) y el 31 % tenía resistencia a la insulina, una condición que ocurre cuando el cuerpo no puede usar de manera efectiva la hormona insulina para convertir el azúcar en la sangre (glucosa) en aclarado en la sangre. células para obtener energía.

Comer más carne roja, especialmente carne roja bien hecha, es un factor de riesgo

Las personas que comían más carne roja y procesada tenían un 47 % más de probabilidades de desarrollar una enfermedad hepática y un 55 % más de probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina que los demás participantes.

El estudio también encontró que cocinar la carne a altas temperaturas durante largos períodos de tiempo hasta que esté bien cocida se asoció con un mayor riesgo de enfermedad hepática y resistencia a la insulina que comer carnes más «poco comunes» o cocinadas en menos tiempo.

LEER  Crema de anacardos | Economista del hogar saludable

La preparación de la carne forma compuestos llamados aminas heterocíclicas (HCA), que están relacionadas con la enfermedad hepática y la resistencia a la insulina.

Para ayudar a prevenir la resistencia a la insulina y la NAFLD, las personas deberían considerar elegir pescado, pavo o pollo como fuente de proteína animal, dijeron los investigadores. Asimismo, señalan que cocinar al vapor o cocinar los alimentos (que) asar a la parrilla o freír la carne a fuego alto hasta que esté bien hecha.

La mayoría de las personas tienen un poco de grasa en el hígado. El hígado graso ocurre cuando más del 5% del peso del hígado está compuesto por grasa. El consumo excesivo de alcohol puede dañar el hígado y provocar una acumulación de grasa, una afección llamada enfermedad del hígado graso alcohólico, pero incluso si las personas no beben regularmente, aún pueden desarrollar la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

El alto consumo de carne roja y procesada se asoció de forma independiente con la enfermedad hepática y la resistencia a la insulina, independientemente de la ingesta de grasas saturadas y colesterol y otros factores de riesgo como la obesidad, el ejercicio, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Limitaciones de la investigación

El estudio no fue un experimento controlado diseñado para demostrar si la carne roja o procesada contribuye directamente al daño hepático o la resistencia a la insulina.

Los investigadores también confiaron en que los participantes recordaran e informaran con precisión la cantidad de carne que comieron y cómo se preparó, lo que no siempre refleja con precisión sus hábitos alimenticios.

Aún así, los resultados se suman a un gran y creciente cuerpo de evidencia de que las personas deberían limitar la cantidad de carne roja y procesada que comen.

Con base en esta y otras investigaciones, los expertos recomiendan que es prudente que quienes comen carne limiten la carne roja a una vez por semana y la carne procesada a un uso ocasional.

fuente: Revista de Hepatología, en línea el 19 de marzo de 2018.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  Reemplazo seguro para agentes digestivos OTC (Pepto-Bismol, Prilosec, Pepcid, Nexium ...)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba