Alimentación para la hiperuricemia y la gota

0
62

¿Qué es la hiperuricemia y la gota?

La hiperuricemia indica un aumento del ácido úrico en la sangre más allá de los valores fisiológicos (hombres 4-7 mg/100 ml, mujeres 3-6,5 mg/100 ml). El término «gota», en cambio, significa una serie de manifestaciones patológicas relacionadas con la hiperuricemia, como la artritis, la sinovitis de los tendones, el tofi, la nefropatía y los cálculos renales de ácido úrico. Sin embargo, hay que subrayar que la gota no siempre se produce conjuntamente o después de la hiperuricemia, una no siempre es la causa de la otra.
Por lo general, la hiperuricemia afecta principalmente a los hombres de entre treinta y cincuenta años.

Causas de la hiperuricemia

La hiperuricemia es causada por la sobreproducción, o la reducción de la excreción, de ácido úrico. Este ácido es una sustancia cristalizable que normalmente está presente en nuestro cuerpo, es el producto final del metabolismo de las purinas, es decir, las sustancias de nitrógeno que forman nuestro ADN (ácidos nucleicos). Pueden ser producidos por nuestro propio metabolismo o derivar de la degradación de ciertos alimentos. Cuando se produce demasiado ácido úrico, originado por las purinas, y el cuerpo no puede deshacerse de él, tiende a asentarse en las articulaciones y a causar gota.
La genética desempeña un papel importante en el desarrollo de la hiperuricemia, pero es bien conocida la asociación entre la hiperuricemia y las manifestaciones clínicas del síndrome metabólico. El diagnóstico de este último se produce cuando están presentes al menos 3 de los 5 factores de riesgo que se enumeran a continuación:

  • la obesidad abdominal, es decir, una circunferencia de cintura superior a 88 cm en las mujeres y superior a 102 cm en los hombres;
  • hipertrigliceridemia, es decir, valores de triglicéridos en la sangre superiores a 150 mg/dl;
  • valores bajos de colesterol HDL (también llamado «colesterol bueno»), es decir, valores inferiores a 40 mg/dl en las mujeres e inferiores a 50 mg/dl en los hombres;
  • hiperglucemia, es decir, valores de glucemia en ayunas superiores a 100 mg/dl;
  • hipertensión arterial, es decir, valores de presión sanguínea superiores a 130 mmHg sistólica (alta) y 85 mmHg diastólica (baja).

Por lo tanto, es bueno tener en cuenta estas condiciones cuando se está en presencia de gota e hiperuricemia.

Síntomas de la gota

Es posible que la hiperuricemia leve no cause ningún signo o síntoma particular de la enfermedad (asintomática), pero si se deposita un aumento del ácido úrico en las articulaciones puede causar gota.

La gota se caracteriza por:

  • Ataques de artritis inflamatoria aguda con enrojecimiento;
  • Hinchazón y dolor en las articulaciones, con inicio agudo y muy intenso, debido a un depósito excesivo de cristales de ácido úrico en las articulaciones de los huesos (tofi).
  • La articulación más frecuentemente afectada es el metatarso de la falange del dedo gordo, pero el ácido úrico también puede acumularse en otros sitios y tejidos (por ejemplo, lóbulos de las orejas, riñones).

Los ataques suelen durar unos pocos días y luego se desvanecen gradualmente y pueden estar asociados con:

  • nefropatías (enfermedad renal);
  • cálculos renales de ácido úrico.

Diagnóstico de hiperuricemia y gota

La hiperuricemia se diagnostica mediante un simple análisis de sangre, mientras que el diagnóstico de la gota requiere la detección de valores elevados de ácido úrico en sangre y análisis de orina, además de la recopilación de información sobre el estado de salud del paciente (investigación anamnésica) y el examen objetivo, es decir, el conjunto de maniobras diagnósticas realizadas por el médico para verificar la presencia o ausencia de signos indicativos de la enfermedad investigada. El examen microscópico del líquido sinovial (un líquido que, gracias a su acción lubricante, protege las superficies articulares del desgaste), del que emergen los cristales de ácido úrico con la típica forma de aguja, sirve para confirmar el diagnóstico de gota. En los casos más graves, los rayos X pueden ser útiles para evaluar posibles daños en los huesos.

Alimentación para la hiperuricemia y la gota: directrices generales

Por regla general, las personas que sufren de gota deben seguir una medicación específica (prescrita por un médico). Sin embargo, comer menos alimentos con un alto contenido de purina puede ser útil si la terapia farmacológica resulta insuficiente para controlar los síntomas.

Por lo tanto, es aconsejable:

  • Evitar los alimentos con un contenido muy alto de purina (véase el cuadro al final de este capítulo).
  • Evitar los ayunos prolongados y las dietas altas en calorías, especialmente las basadas en la reducción o eliminación de carbohidratos.
  • No exceder en el consumo de proteínas animales, tomando 2-3 porciones de carne (100 g), 1 de embutidos (50 g) y 3 de pescado (unos 150 g) por semana. Los pesos indicados son sólo a título ilustrativo, ya que siempre deben calcularse en el marco de un plan nutricional personalizado prescrito por un especialista, pero, en caso de insuficiencia de peso o de inflamación aguda, pueden aumentarse hasta en un 50%.
  • Humedecer suficientemente, bebiendo al menos 1,5 L de agua al día.
  • Limitar las grasas, las bebidas y los alimentos que contienen azúcar añadida consumiendo al menos cinco porciones de fruta y verdura cada día (tres de verdura y dos de fruta).
  • Tomar cantidades suficientes de vitamina C que, según algunos estudios, tiene una función preventiva contra la gota (por ejemplo, cítricos, kiwis, fresas, tomates y pimientos crudos).

Alimentación para la hiperuricemia y la gota: ¿qué alimentos debo evitar?

  • El alcohol. Su ingestión (especialmente de cerveza y bebidas espirituosas), además de promover el aumento de peso, también fomenta la producción de ácido úrico por el cuerpo y su precipitación en las articulaciones. También reduce su eliminación por los riñones.
  • Peces azules con un alto contenido de purinas, como las anchoas o los boquerones, las sardinas y la caballa.
  • Despojos de animales, como el hígado, el cerebro y el riñón.
  • Quesos grasos, como los de doble o triple crema tipo mascarpone.
  • Caza salvaje .
  • Moluscos y mariscos, como mejillones y almejas.
  • Salchichas, como salchichas y salami.
  • Alimentos conservados.
  • Manteca y manteca de cerdo, cocinada o frita.
  • Cocinar nueces.
  • Bebidas endulzadas que contienen fructosa como la cola y los zumos de fruta.

Precaución: la eliminación de otros alimentos, como se recomendaba en el pasado, no ofrece ventajas y expone al riesgo de desequilibrios nutricionales.

Alimentación para la hiperuricemia y la gota: ¿qué alimentos debo limitar?

A continuación se presentan las porciones de alimentos proteínicos adecuados para la enfermedad que, sin embargo, deben tomarse de acuerdo con la frecuencia semanal de la dieta equilibrada.

  • Carne y aves de corral (porción de máximo 100 g).
  • Carne y aves de corral (porción de máximo 50 g).
  • Legumbres, como guisantes, judías, lentejas, garbanzos, habas, etc. (porción de 50 gramos si está seca o 150 gramos si está fresca).
  • Peces con un contenido medio de purina, como la lubina, la carpa, el mero, el lucio, el bacalao, la merluza, la cazón, el lenguado, el rodaballo y la trucha (porción de 150 g).
  • Frutas secas como nueces, almendras y avellanas (porción de 10-20 g)
  • Algunos tipos de vegetales como espárragos, espinacas, coliflor y hongos.

Alimentación para la hiperuricemia y la gota: ¿qué alimentos puedo comer?

  • Pasta y arroz no integral, palitos de pan, galletas, tostadas, cereales en general. El almidón contenido en los carbohidratos ayuda a la excreción de ácido úrico.
  • La leche y sus derivados, como el yogur y el requesón.
  • Quesos con bajo contenido en grasa como Asiago, Bel Paese, crescenza, fior di latte, fontina, mozzarella, scamorza o, entre los condimentados, Grana Padano DOP . Este queso es un concentrado de leche, pero sin lactosa y con menos grasa que la leche entera usada para su producción, porque se decreta parcialmente durante el proceso. El Grana Padano DOP es el queso más rico en calcio de todos los que se consumen habitualmente, además aporta buenas proteínas de alto valor biológico, vitaminas esenciales como las del grupo B (B2 y B12) y antioxidantes como el zinc, el selenio y la vitamina A . También se puede comer rallado todos los días (un par de cucharas) para condimentar los primeros platos, las sopas y los purés de verduras en lugar de la sal.
  • Huevos, 2-4 porciones por semana.
  • Vegetales de temporada . Es bueno comer al menos una porción de vegetales en cada comida, crudos o cocidos, prefiriendo remolachas, acelgas, brócoli, alcachofas, cardos, zanahorias, coles de Bruselas, escarola, ensalada, lechuga, tomates, nabos, calabaza.
  • Fruta fresca, pero recuerde que debe comerla con moderación por su contenido en fructosa (azúcar de la fruta). Algunas frutas son más azucaradas que otras, como las uvas, los caquis, los plátanos, las mandarinas, los higos, etc., por lo que sólo deben consumirse de forma limitada, mientras que deben preferirse las frutas con un bajo contenido de purinas como los albaricoques, las naranjas, los kiwis, las manzanas, el melón, las peras, los melocotones, las cerezas y las fresas.
  • Aceite de oliva virgen extra para sazonar los platos, que se utilizará crudo, añadido con moderación y dosificado con una cucharilla para no superar las cantidades.
  • Agua, al menos 2 litros por día (preferiblemente agua oligomineral natural).

Hiperuricemia y gota: consejos prácticos

  • En caso de sobrepeso u obesidad, se recomienda reducir el peso y la cintura, es decir, la circunferencia abdominal, que indica la cantidad de grasa depositada a nivel visceral. Los valores de circunferencia de cintura superiores a 94 cm en los hombres y 80 cm en las mujeres se asocian a un riesgo cardiovascular «moderado»; los valores superiores a 102 cm en los hombres y 88 cm en las mujeres se asocian a un «riesgo elevado». El retorno al peso normal no sólo reduce los niveles de uricemia en la sangre, sino que también reduce otros factores de riesgo cardiovascular (como la hipertensión, la hipercolesterolemia, la hipertrigliceridemia y la resistencia a la insulina). Para saber cuanta masa grasa tienes y calcular tu índice de masa corporal (IMC) usa esta herramienta gratuita, fácil y rápida.
  • Haga su estilo de vida más activo: vaya al trabajo a pie, en bicicleta o aparque lejos, si puede evitar el uso del ascensor y subir las escaleras, utilice un carro para ir de compras y caminar, etc.
  • Practicar actividad física al menos tres veces a la semana (150 minutos a la semana como mínimo, 300 minutos óptimos) tanto aeróbica como de fortalecimiento muscular (anaeróbica). La actividad física constante tiene efectos beneficiosos para quienes sufren de hiperuricemia, además de ser esencial para eliminar el exceso de grasa y perder peso adecuadamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here