Nutrición y Salud

Dieta proinflamatoria vinculada a la fragilidad en adultos

El consumo regular de fibra y antioxidantes dietéticos puede prevenir la fragilidad en adultos mayores

Los hallazgos de la Escuela de Medicina de Harvard sugieren que el consumo regular de alimentos proinflamatorios (por ejemplo, carbohidratos refinados, grasas saturadas) está asociado con un mayor riesgo de desarrollar fragilidad en adultos de mediana edad y mayores.

¿Qué es la debilidad?

Al entrar en la mediana edad, se cree que una mejor fuerza muscular previene la discapacidad y la fragilidad más adelante en la vida. En los adultos mayores, la disminución de la fuerza y ​​el funcionamiento de los músculos puede interferir con las actividades diarias, como levantarse de una silla, cruzar rápidamente la calle y cargar bolsas de la compra. La sarcopenia también predispone a los adultos mayores a caídas y fracturas, hospitalización y muerte prematura.

La fragilidad afecta al 10-15% de los adultos mayores de la comunidad, lo que la convierte en un importante problema de salud pública.

Estudios anteriores han relacionado nutrientes específicos con la fragilidad o la función corporal, pero no han captado la dieta completa de un individuo y su impacto en la fragilidad.

Para abordar esta brecha, los investigadores calcularon las puntuaciones del Índice de Inflamación Dietética (DII) de los participantes, que reflejan el potencial inflamatorio general de la dieta de una persona. Luego analizaron el papel de la inflamación relacionada con la dieta en la probabilidad de desarrollar fragilidad.

Recomendaciones

Entre 1701 participantes relativamente sanos en el Framingham Heart Study, una puntuación de dieta proinflamatoria se asoció con un mayor riesgo de fragilidad durante un período de 12 años. Una puntuación DII 1 punto más alta (en una escala de aproximadamente 16) se asoció con un 16 % más de posibilidades de desarrollar fragilidad en 12 años.

LEER  Muffins de col rizada, boniato y queso feta (¡apto para niños!)

Los participantes que comieron la dieta más proinflamatoria tenían más del doble de probabilidades de experimentar fragilidad en comparación con los que comieron la dieta más antiinflamatoria.

Las investigaciones muestran que el consumo regular de alimentos que contienen nutrientes como fibra y antioxidantes como vitamina C, vitamina E y flavonoides puede prevenir la fragilidad en adultos mayores.

Si bien se justifica más investigación, las pautas basadas en una dieta antiinflamatoria pueden ayudar a reducir la proporción de adultos mayores que pueden experimentar fragilidad y afecciones relacionadas, como caídas y fracturas, mejorando así su calidad de vida.

fuente: Revista estadounidense de nutrición clínica, 24 de septiembre de 2021.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba