Nutrición y Salud

El aumento del consumo de carne relacionado con los síntomas del asma

Una sustancia presente en la carne cocida se asocia con un aumento de las sibilancias en los niños, informan investigadores de Mount Sinai.

El estudio destaca los compuestos proinflamatorios llamados productos finales de glicación avanzada (AGE) como un ejemplo de los factores de riesgo dietéticos tempranos que pueden tener implicaciones para la salud en la prevención de la enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad pulmonar inflamatoria crónica que causa opresión en el pecho, sibilancias, tos y dificultad para respirar. Los ataques varían de leves a severos y generalmente son causados ​​por desencadenantes que irritan las vías respiratorias, como alergias estacionales, alergias alimentarias, clima frío, ejercicio y humo de cigarrillo.

Aunque generalmente se diagnostica en la infancia, el asma puede ocurrir a cualquier edad. Los factores de riesgo incluyen miembros de la familia con asma o alergias, obesidad, exposición a altos niveles de alérgenos (como los ácaros del polvo) en la infancia y exposición al humo del cigarrillo o productos químicos en el lugar de trabajo.

Acerca de la investigación

Los hallazgos sugieren que los hábitos dietéticos establecidos a una edad temprana pueden estar asociados con sibilancias y posiblemente con el desarrollo futuro de asma.

Los investigadores examinaron a 4388 niños de 2 a 17 años en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) de 2003-2006, un programa de los Centros Nacionales de Estadísticas de Salud, parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Está diseñado para evaluar el estado de salud y nutrición de adultos y niños estadounidenses a través de entrevistas y exámenes físicos.

LEER  Pez robótico: el pez sintético alimentado por células cardíacas humanas arroja nueva luz sobre el corazón

Los investigadores utilizaron los datos de la encuesta NHANES para evaluar la asociación entre los AGE dietéticos y la frecuencia del consumo de carne y los síntomas respiratorios.

Descubrieron que una mayor ingesta de AGE se asoció significativamente con mayores probabilidades de sibilancias, incluidas las sibilancias que interrumpen el sueño y el ejercicio, y la necesidad de medicamentos recetados. Del mismo modo, el aumento de la ingesta de carne (no pescado ni mariscos) se asoció con sibilancias, interrupción del sueño y sibilancias que requerían medicación con receta.

Los investigadores encontraron que una mayor ingesta dietética de AGE (principalmente del consumo de carnes que no son mariscos) se asoció con un mayor riesgo de sibilancias en los niños, independientemente de la calidad general de la dieta o el diagnóstico de asma.

La investigación para identificar los factores dietéticos que influyen en los síntomas respiratorios en los niños es importante porque estos riesgos pueden ser modificables y pueden ayudar a guiar las recomendaciones de salud.

El secreto de Leslie: frutas, verduras, pescado, vitamina E

Si tiene asma, aumente la ingesta de frutas y verduras. Primero, una mayor ingesta de frutas y verduras no solo se asoció con un menor riesgo de desarrollar asma, sino que los asmáticos que comían muchas frutas y verduras también tendían a tener un mejor control de su condición.

Las frutas y verduras proporcionan las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para una función pulmonar saludable.

Las grasas omega-3 en el pescado también pueden ayudar a mejorar los síntomas del asma. El cuerpo utiliza los ácidos grasos omega-3 del pescado para producir compuestos antiinflamatorios que ayudan a reducir la inflamación en los pulmones. Coma pescado azul (salmón, trucha, arenque, caballa, trucha alpina y sardinas) dos veces por semana.

También recomiendo comer alimentos ricos en vitamina E. La vitamina E ayuda a mantener la función normal de las células inmunitarias llamadas mastocitos. Cuando los mastocitos responden y se acumulan de manera descontrolada, liberan compuestos inflamatorios que pueden provocar asma.

Buenas fuentes de vitamina E incluyen aceite de germen de trigo, semillas de girasol, aceite de girasol, aceite de cártamo, almendras, avellanas, maní y mantequilla de maní.

fuente: Cofre, 21 de diciembre de 2020.

Toda la investigación en este sitio es propiedad de Leslie Beck Nutrition Consulting Inc. y está protegida por derechos de autor. Tenga en cuenta que la investigación sobre estas preguntas continúa todos los días y puede cambiar. La información proporcionada no reemplaza el tratamiento médico. Está diseñado para proporcionar apoyo continuo para sus prácticas de estilo de vida saludables.

LEER  Tratamiento radical del lupus con terapia de células T con CAR desarrollada para el cáncer

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba